¡No arruines tu ropa! Aunque no lo parezca lavar ropa es uno de las actividades cotidianas más complicadas ya que se necesita de muchos elementos, principalmente es indispensable conocer a la perfección la máquina, el tipo de jabón, tela, composición, etc.

Sin embargo en Aspen te damos unos tips para que no maltrates tu ropa y dure mucho tiempo llena de color y sin ningún tipo de daño. Para empezar debes conocer el tipo de tela o tejido, esto es crucial ya que si lavas de forma equivocada tu prenda se puede echar a perder.

Algodón: es un tejido muy resistente que puede ser lavado a mano o en máquina, el problema que tienen las prendas con este tipo de tela es que si usas agua muy caliente se puede encoger o perderá su color.

Lino: es un tipo de tela muy parecida al algodón, puedes lavar tu prenda a mano o máquina, solo debes tener cuidado al momento de planchar ya que es un tipo de tejido más delicado, lo ideal es que planches tu prenda cuando aún este un poco húmeda.

Lana: si tienes prendas, cobijas o algún textil de lana debes lavarla en agua fría para evitar que se encoja.  Sí lavas tu prenda en máquina debe ser con un ciclo delicado para evitar que se maltrate. En el mercado existen jabones y suavizantes especiales. Nunca tiendas tu prenda cuando este mojada.

Seda: es un tejido muy delicado y puede maltratarse fácilmente, lo ideal es que todas tus prendas de seda se laven en seco y nunca dejarse en el sol para su secado.

Poliéster o nylon: el tipo de tejido es sintético, por tal motivo puedes lavarlo a máquina o mano, con agua fría  para no dañar la textura.  Si piensas planchar tu prenda te recomendamos que utilices temperaturas bajas para no deformar el tejido.